Sobre Nosotros

Los portadores de sueños abrió sus puertas en el centro de Zaragoza en 2004. Nuestras señas de identidad son un escaparate con una chaise longue roja llena de libros y una cuidada selección de títulos que ofrecemos a nuestros clientes con verdadera pasión. Estamos especializados en literatura: prestamos especial atención a la narrativa pero en los 100 m2 de la librería también hay cabida para el ensayo, la poesía, el arte, la ilustración y la literatura infantil y juvenil.


En 2012 nos distinguieron con el Premio Librería Cultural por nuestra actividad. El jurado destacó «el trabajo activo por la difusión de la lectura y los libros de la librería, tanto en el campo de la narrativa como en el de la literatura infantil y juvenil, creando un espacio especialmente atractivo que implica a todos los sectores del libro y de la sociedad civil de Zaragoza».

La librería nació con la vocación de ser un lugar de referencia para los amantes de los libros; Los portadores de sueños quiere ser una librería cercana, donde escogemos cuidadosamente cada editorial, cada autor y cada título que ofrecemos; un lugar donde, quienes estamos detrás del mostrador, no somos dependientes o cobradores sino libreros, que leemos y amamos los libros;  donde nos gusta conocer a nuestros clientes, hablar con ellos y recomendarles los títulos que mejor se adapten a lo que buscan.

 

Programación cultural de Los portadores de sueños

Estamos convencidos de que una librería debe ser un lugar vivo e implicado con la vida cultural de la ciudad. Por eso, tenemos una programación cultural estable y cada semana organizamos actos como presentaciones de libros, charlas, encuentros, exposiciones de arte, etc. Por la librería han pasado escritores de primer nivel del panorama nacional e internacional, como Ignacio Martínez de Pisón, David Trueba, Enrique Vila-Matas, Antonio Muñoz Molina, Iñaki Gabilondo, Rosa Montero, Daniel Pennac, David Vann, Soledad Puértolas, Marcos Giralt Torrente, Jordi Puntí, Andrés Trapiello, Andrés Neuman,  Clara Obligado, Jordi Soler, Gustavo Martín Garzo, Javier Calvo, Manuel Gutiérrez Aragón, José Antonio Garriga Vela, Julián Rodríguez, Pilar Adón, Fernando Iwasaki, Lolita Bosch, Cristina Grande, Ismael Grasa, Benjamín Prado, Guillermo Busutil, Cristina Fallarás, Carlos Pardo o José Antonio Labordeta.
 

Sobre Los portadores de sueños han escrito:

Estamos muy orgullosos de algunas cosas que han dicho y escrito de nosotros:

«...Y sólo observar los libros del escaparate, la disposición del espacio, dos plantas aireadas, y, claro está, la muy literaria selección de títulos (omito detalles), se imponía la evidencia: se trataba de una librería pensada, una librería de autor. La misma sensación inmediata que se tiene al entrar en las librerías barcelonesas Laie o en La Central, en las Antonio Machado de Madrid o en Guadalquivir de Buenos Aires, por poner a bote pronto ejemplos indiscutibles (...) Y este nuevo ejemplo me alienta a pensar que mi optimismo respecto al futuro del libro, de los libros necesarios, no es, pese a tantos obstáculos, muy disparatado. Un nuevo sueño en marcha.»

Milagro en Zaragoza
Jorge Herralde sobre «Los portadores de sueños»   
El Periódico de Cataluña,17/02/2005


«Esta librería tiene una rara cualidad,  y es que todos los libros que hay expuestos yo los compraría, porque están elegidos con la exactitud del lector, es una selección hecha para el lector. Un buen lector llega aquí y se encuentra con un paraíso, y eso es muy emocionante.»

Juan Cruz
Presentación en Zaragoza de Egos Revueltos, 2010.


«Esta librería es el abismo»

Enrique Vila-Matas
Presentación en Zaragoza de Dietario Voluble, 2007.


«Librerías mejores que la mayor parte de las que sobreviven en Nueva York pueden encontrarse en capitales españolas que no son ni Barcelona ni Madrid. Me acordaré de la librería Ramon Llull, de Valencia; de Antígona y de Los Portadores de Sueños, en Zaragoza; de la espléndida Luz y Vida, en Burgos: cada una de ellas regentada por libreros vocacionales y tenaces, tan entregados a su trabajo como los bibliotecarios al suyo en las bibliotecas públicas.»

Antonio Muñoz Molina
Babelia, 27 de diciembre de 2014